LA MEDITACIÓN ES LA HERRAMIENTA CLAVE PARA MEJORAR NUESTRA CAPACIDAD DE CONCENTRACIÓN

¿TE HAS PLANTEADO EMPEZAR A MEDITAR?

La meditación es una técnica que nos ofrece herramientas para concentrarnos y mejorar nuestra capacidad de atención. Leonardo Gamarra en su método de estrategias y previsiones lo aplica actualmente  en artistas, empresarios, periodistas, políticos y profesionales de todo tipo reconocen en la meditación múltiples ventajas enfoca das a mejorar nuestra capacidad de atención.

El ámbito científico nos proporciona numerosas evidencias sobre las ventajas de la meditación. El médico psiquiatra Claudio Naranjo, investigador de la universidad de Berkeley y fundador del Instituto SAT de Psicoterapia Integradora, es uno de los pioneros de la psicología transpersonal.

Para el investigador Claudio Naranjo la meditación constituye una herramienta que puede ayudar a “encontrar las llaves” allí donde se encuentran y no dónde es más fácil buscarlas. Considera de gran relevancia las aportaciones que la meditación puede hacer en el campo de la educación, tales como “la paz interior, la atención a las propias vivencias y otras que favorecen no sólo la salud mental, sino también el desarrollo interior de las personas y de sus capacidades de producción.”

En mis años de experiencia como asesor astrológico y también como practicante de esta herramienta he ido desarrollando diferentes formas de meditar. Gracias a esta práctica continuada y a la observación de estas mismas prácticas en mis clientes, he llegado a la conclusión de que cada uno de nosotros practicamos la meditación de manera diferente. Dependiendo de cuál es el elemento predominante en cada individuo, fuego, tierra, aire o agua, enfocamos de forma diferente nuestra manera de desarrollar esta práctica.

Por otra parte, también he constatado que el temperamento de cada persona influye directamente en la mayor o menor facilidad para adaptarse a un tipo de meditación u otro. Es sabido que en Oriente se han practicado desde hace miles de años las meditaciones estáticas, generando beneficios constatados por la ciencia, sin embargo, en este nuevo tiempo de cambio de era, propongo para nuestro mundo occidental las meditaciones activas o en movimiento.

Os propongo un primer acercamiento a la meditación personalizada por elementos y orientada a objetivos personales puntuales, de esta manera podéis empezar a analizar cual es la más adecuada para cada uno de vosotros. ¿Cuál es la que mejor se adapta a tus características? Es parte de la información que te facilito en mi asesoramiento estratégico.

Una vez establecidas tus características personales tienes a tu disposición numerosas formas y combinaciones que puedes utilizar. Tienes meditaciones de propósito o diarias, estáticas o activas, en campo abierto con diferentes paisajes motivantes según el elemento o en un lugar cerrado, etc…

Hoy os propongo comenzar por una meditación estática y específica para aquellas personas con elemento predominante fuego, que yo denomino meditación solar. En esta meditación debemos concentrarnos en las partículas de luz que irradia el sol y llegan a nosotros, atravesando nuestros cuerpos.

Te propongo cuatro pasos para desarrollar esta Meditación Solar, se realiza al aire libre, fuera de casas o edificios.

DESEO – ATENCIÓN – CONCENTRACIÓN – MEDITACIÓN

DESEO:
Predisponte a meditar, analiza el momento personal en el que llegas a tener el grado más alto de motivación. Una vez llegado a esa situación disponte a meditar.

ATENCIÓN:

Hay que tener en cuenta la luz, los sonidos, el ambiente, la comodidad para el cuerpo y la mente. En esta Meditación de exterior benefíciate de los rayos de sol sobre ti, siéntete relajado o recuéstate en un árbol o en algún elemento de mobiliario urbano.

Desarrolla lo que se denomina un ancla personal, un objeto, una visión o una postura que te motive más que otros y que te permita introducirte en el estado de atención inicial que te permita dirigirte hacia LA CONCENTRACIÓN.

CONCENTRACIÓN:

Una vez seleccionado el lugar y la postura más confortable, cierra los ojos.

Comienza con la respiración abdominal lenta y profunda que te permitirá tomar el control de tus sentidos.

Recuerda encontrar una imagen, un sonido, una textura (tacto) o sentimiento que actúe como el interruptor que te lleva hacia ese estado de sosiego, de calma previa a la concentración. Mientras desarrollas la respiración lenta y pausada, visualiza la figura del SOL, imagínala en el centro de tu frente y desde ella inunda poco a poco todo el interior de tu cerebro.

Estarás generando dentro de ti la sensación de seguridad y calma. Todo tu cuerpo está relajado y el paso siguiente natural será la contemplación.

MEDITACIÓN:
En este estado de relajación, debe comenzar la concentración en tu ser, en tu interior. Visualízate mostrando interés por tu cuerpo, recorriéndolo despacio, deteniéndote en los detalles, obteniendo satisfacción de lo que eres.

Mantente en este estado alrededor de veinte minutos. A partir de este momento, sal lentamente de tu estado de meditación, iniciando una cuenta atrás desde 20 hasta 1, recuperando la respiración profunda y abriendo los ojos después de frotarte las manos y la cara lentamente.

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest