Por una cuestión de estadística no todos los que lean este artículo o quieran recibir esta información podrán acercarse a las estrategias y previsiones. Algunos porque no creen, otros porque no tienen suficiente convicción, otros porque toman la mala decisión de no conocer su ADN o predestinación y otros simplemente porque no es para ellos.

Todos los anteriores son total y absolutamente licitas y aceptables, pero debes recordar que después de una mala decisión puedes tomar una buena decisión para mejorarla.

Esto que escribo a continuación, es un listado de preguntas que te ayudará a acercarte a lo que puede ser tu misión.

PREGUNTAS:

¿En qué actividad paso mucho tiempo sin cansarme e incluso me renueva?

¿Que seguiría haciendo si tuviera todas mis necesidades cubiertas?

¿Cómo me  gustaría que me recordaran cuando haya muerto?

¿Cuál es la labor por la cual enfrentaría cualquier obstáculo?

¿Cuál es la actividad en la que mejoro mis defectos y supero mis carencias?

¿Qué labor, aunque tenga momentos de bajón, cuando la realizo me renueva y me hace olvidar todo?

¿Qué querría que las personas me agradecieran y por qué?

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest